jueves, 10 de enero de 2019

Artículo crítico discurso Glen Close-Globos de oro 2018-19


        Ciertamente ayer compartí el discurso de Glen Close en los Globos de Oro, como tantas otras personas que o bien reconocimos a alguna mujer cercana en él o bien nos vimos a nosotras mismas, como es mi caso... Pero sin desestimar el discurso de reconocimiento e impulso para cumplir los sueños; debo de decir desde aquí, desde ahora y desde toda mi experiencia en esas lides que son bastantes y diversas, que no todo depende de tus ganas, no todo depende de tus fuerzas, ni si quiera todo depende de los apoyos de tu pareja; no debemos de desestimar en ningún momento que el sistema no debe de lavarse las manos respecto de las facilidades que debe de dar a esas mujeres que nos quedamos en casa para cuidar a los hijos, que ayudamos con el sacrificio de nuestras horas a regalar horas a nuestras parejas para que ellos culminaran sus sueños. Horarios más flexibles, becas específicas para mujeres que quieren insertarse en el plan de estudios, más flexibilidad en las normas internas de los centros, mejores medios de transporte a los centros con mejores y más diversos horarios... No somos las mujeres las que nos sometemos a la casa, es el sistema que se ha acomodado a que nosotras no les exigimos que nos dé paso, que queremos ser parte útil del sistema.
       No soy la única reincidente en comenzar carreras, todas superiores, y abandonarlas a pesar del éxito de mis notas; somos muchas mujeres dándonos contra los cristales de un sistema que nos "abre" la puerta solo a medias, como para dejarnos asomarnos y nos culpa de que abandonamos a la primera cuando surgen los problemas; pero no entienden que el problema está ahí desde el primer día, gastos inaccesibles, trayectos imposibles, horarios inflexibles, profesorado no preparado para la diversidad de edad de sus clases, y podríamos seguir con un largo, larguísimo etcétera, hasta que algo detona y te hace tirar la toalla, un ataque de ansiedad en el tren que hace un trayecto interminable desde Jerez a las 11 de la noche mientras tu padre se está muriendo de cáncer terminal en el hospital al que quieres llegar para darle aunque sea un beso porque no sabes si el último que le podrás dar y entonces tomas decisiones, tomas decisiones de dejarlo todo porque nada está a favor y todo está en contra, y aunque tu pareja, esa que alimenta a tus hijos, y te alimenta a ti y paga todas vuestras deudas te diga " Sigue, no lo dejes", tú sabes que ese día ya no toca montarse otra vez al tren porque algo en el sistema dijo que tu tren ya había pasado de largo y no estaba en esa parada para ti sino para una juventud que venía empujando con toda las fuerzas que a ti te estaban faltando, y dejas que el mundo siga caminando allí a tus pies, mientras tú vuelves a replegarte a un hogar que por hermoso que sea te enclaustra, te encuadra, te delimita, te encierra en unas dimensiones en las que hace tiempo sabes que no cabes, que no es ni tu lugar ni tu sitio; pero nadie más que tú tienes la culpa, por casarte joven por ceder tu espacio y tu tiempo a las personas que amabas, por no saber exigir lo tuyo que al fin y al cabo es lo de todas, y llega un momento en que ya estar harta de "no hacer nada".
      Cuando has levantado ocho hogares de ocho casas vacías o llenas de nada que tengan que ver contigo, cuando has guardado mil veces todos los apuntes, los artilugios de un mundo creativo que se escondía tras la hora de las comidas, Y coges el papel en blanco y gritas, gritas con un lápiz, con un bolígrafo que comienza siendo obstinadamente negro pero termina siendo de cualquier color porque tienes mucho que contar y mucho que decir, de ti, a ti, desde ti y a las que vienen detrás y ejerces un activismo que sientes nada ni nadie más va a reconocer; pero no importa, ya no importa, porque no has caído en la nada de tus ancestras sino que vives por y para seguir siendo, para seguir estando, para no caer nunca jamás en la nada de los inútiles del sistema que no aportan lo único que le importa al sistema, dinero. Siento terriblemente que siendo una mujer en mi casa lo único que yo pueda aportar al sistema sean palabras. M Yolanda García Ares.

https://www.eitb.eus/es/cultura/cine/videos/detalle/6111388/video-el-emotivo-discurso-glenn-close-globos-oro-2019/


Publicado en Facebook: 

https://www.facebook.com/yolanda.garciaares/posts/2052392628137852

Buon Natale- Revista 96 Poética Azahar Navidad 2018-19


Mi poema Buon Natale en la revista poética Azahar que cumple 30 años de la mano del poeta, amante de la cultura y amigo Jose Luís Rubio Zarzuela. Gracias Jose Luís por tanto.

https://www.facebook.com/groups/329913153801083/?epa=SEARCH_BOX




https://issuu.com/rusveltnivia/docs/varios_artistas_-_revista_po_tica_a_0f74917d8eb690?fbclid=IwAR0LO0fIEqy4GeVUhMQBJHGQ97uYL4jLVZtgTAa0wQ2uH3uBZuWbyDA6_cI




miércoles, 9 de agosto de 2017

Reventar de vida- Poesía de una noche de verano

Hoy no es la noche la que subraya los sentidos.
No es la luna creciente que cose el borde de los vestidos a la cama y al sueño de la desesperanza.
No es el canto de el grillo, febril krikri de las oscuras tragedias amorosas.
Hoy es el sol del medio día, la vida que estalla por los rincones del miedo.
La luz insistente de el marco de un retrato de vida.
El amor da saltos de alegría y estalla en burbujas por todo el firmamento.
No hay bruma gris para este día de luna a medias.
Solo un silencio de ruidos me acuna esta noche que revienta de vida.



La cazadora de versos y el genio de la estrellas- Cuentos para mujeres crédulas



     Había una estrella que había llegado a lo más alto del firmamento, era una estrella inmensa y ella juraba que nunca había querido ser tan grande, de hecho estuvo escondida mucho tiempo aunque nadie entendió que quisiera esconder su luz. Un día decidió bajar a la vida de los hombres que vivían como peces. De entre ellos eligió a algunos al azar y entre ellos había una modesta cazadora de versos. 

      Ella estaba distraída con su red cazaversos asomada al mundo de los hombres que vivían como peces y disertaba sobre si ella misma era un pez, se tropezó con el hombre de las estrellas y como era muy educada le saludó. Al cabo de un rato él también le saludó y le dijo que si quería algo, ella sabía que a los genios hay que pedirles tres deseos pero ella nunca había deseado un genio en su vida y pensó que era mejor darle un consejo al genio de la estrella que pedirle algo personal. Él le explicó que se tenía que ir, ella lo entendió, las estrellas se ahogan entre los hombres-peces, se apaga su luz y se merman. Por fin ella le pidió un consejo, él le ofreció lo que tenía, era una pequeña varita mágica que sólo funcionaba si la agitaba en la dirección exacta. 

     Ella que nunca se había creído un hada observó un rato la varita , cuando levantó la mirada el hombre-estrella brillaba de nuevo en el firmamento y ella solo tenía una pequeña ramita de árbol sobre su regazo. Miró sonriendo al mundo de los hombres-peces, entendió que ellos tenían demasiado miedo de mirar el firmamento como para ver ninguna estrella, cogió su cazaversos y siguió disertando sobre su propia existencia de pez que había quedado perdida allí en el lago del ojo de cristal. Aquella noche se deslizaba suavemente por la superficie y una varita mágica le brillaba entre los dedos.


Cazando imágenes de mariposas

martes, 25 de julio de 2017

La flor de papel y mi poema "Te quiero"

Mi amiga Maria José lleva un blog precioso que es como un jardín lleno de flores y otras cosas bellísimas. Ella ha considerado que mi poesía podía compartirse en su blog y a mi me llena de orgullo y lo siento como un gran regalo. La flor es la flor de papel, no podía ser en un lugar mejor. Gracias preciosa.

https://www.marijosepombo.com/single-post/2017/07/23/No-arrancar%C3%A9

martes, 23 de agosto de 2016

Versos en el rincón oscuro- Versos perdidos en la red






Versos en el rincón oscuro.


¿ Qué sería del verso interminable?
¿ De la página blanca sin límite?
¿ Qué sería de la lírica prosaica?

¿ Qué sería del verso infinito?
¿ De la esferas sin ritmo ni distancia?
¿Qué sería del son sin melodía?


¿ Qué sería de la poesía inacabada?
¿ Dormirá acaso un verso torpe en el cajón oscuro?

¿Qué será entonces del poeta en ciernes?
Una noche sin música y sin delirio.

Yolanda García Ares- todos los derechos reservados.






El camino del olvido


No atravesarás la puerta de mi mano.
No levantaré la llave del dolor y del olvido.
Siniestro espacio acotado de dudas.
No atravesarás la puerta de mi brazo.
No miraré tus ojos que preguntarán dónde se pondrá 
la ropa, el dolor y la memoria.

No daré la vuelta
en tu primer día
La pared blanca
La cama limpia
El lugar sereno

No habrá un rincón para los juegos de niños
Para los celos
Para la envidia

No habrá un cajón donde guardar las lágrimas y el hastío.

No habrá una percha donde colgar la impotencia

No te daré el beso de Judas mientras vuelvo mi espalda
Mientras pienso en el lugar vacío
Mientras miro la ventana que un día nos regaló
El puente
La luna
El astilleros
El cajón lleno de botones, de cremalleras, de amor y de hilos.

No te acompañaré al camino del olvido.

Yolanda García Ares- todos los derechos reservados.